Tendencias- Encontrar el enlace correcto

El envasado innovador es una estrategia efectiva que las empresas de bienes de consumo variables pueden usar para dar a sus marcas la tan importante ventaja competitiva. Los productos con un atractivo visual excelente tienen una mayor probabilidad de llamar la atención de los consumidores y animarles a tomar la decisión de compra.

Aunque las empresas alimenticias siguen revisando las tendencias del consumidor que afectan a las conductas de compra, es importante que también examinen las tendencias globales de envasado para poder desarrollar estrategias que mejorar sus ofertas de productos, al tiempo que reducen los costes. Encontrar el vínculo correcto entre las tendencias del consumidor y la selección del envase, puede determinar el éxito de una línea de productos.

Aunque un envase atractivo ayuda a que los estantes del espacio de compra se vacíen, es la calidad del producto la que hace que conserve su éxito de compra. El envasado atractivo puede atraer y asegurar la primera compra de un producto, pero la experiencia del cliente con el producto determinará si vuelve a comprarlo en el futuro. Por ello, los comercializadores de alimentos y directores de envasado deben garantizar que la calidad del producto se corresponde con las estrategias de envasado. El desarrollo del producto y del envase no deberían realizarse por separado.

En los años anteriores, las siguientes tendencias del consumidor han obligado a los fabricantes a rediseñar sus ofertas de envasado. Las empresas que cambian y evolucionan con los clientes conseguirán grandes éxitos, mientras que las marcas que no lo hagan desaparecerán.

Comodidad


En un mundo donde lo que falta es el tiempo, los consumidores adoran los productos prácticos que les permiten reducir tiempo a la hora de preparar las comidas. Un envase innovador puede ofrecer lo que ellos quieren. Un ejemplo clásico de esto puede verse en el éxito de los productos frescos pre-cortados en el mercado minorista australiano, donde los consumidores están preparados para pagar más del doble por verduras envasadas, cortadas y lavadas higiénicamente.

Para respaldar esta tendencia, las empresas de envases están desarrollando continuamente envases transpirables especializados para ampliar la vida útil de los alimentos y protegerlos a medida que el producto pasa por la cadena de suministro, desde la fábrica hasta la mesa del consumidor.

Las comidas que pueden cocerse en el microondas están desarrolladas para ser prácticas, pero a menudo ofrecen productos menos frescos y a menudo menos sabrosos. Se han hecho varios intentos en los últimos años para mejorar la calidad de los ingredientes que se encuentran en estas comidas, pero todavía existen retos que superar. Las opiniones de los clientes indican que las comidas para microondas suelen cocerse en exceso, no se cocinan uniformemente o pueden secarse durante el proceso de recalentamiento.

Los técnicos en envasado han guiado el desarrollo de mejores soluciones listas para calentar y comer. Los esfuerzos por mejorar el proceso de cocción han empleado distintas tecnologías de válvula que gestionan la distribución del vapor y la presión alrededor de la comida. Este cambio dinámico está permitiendo que las marcas ofrezcan comidas preparadas prácticas, de calidad y uniformidad que les proporciona una posición de liderazgo en el mercado de comidas preparadas.

Variedad

Los consumidores piden más variedad. Esta demanda ha creado una explosión en la proliferación de unidades de referencia de almacén en las estanterías. Elegir el envase adecuado es fundamental para obtener un equilibrio entre satisfacer las necesidades del cliente (el objetivo de los comercializadores) y conseguir flexibilidad operativa. Por ello, los directores de envases están revisando sus opciones de decoración y envasado para ofrecer los resultados necesarios.

Una tendencia emergente es el concepto de “diferenciación en la última fase”, donde la decoración se incorpora internamente y se aplica en el punto de llenado. Esto ofrece más flexibilidad a las empresas a la hora de satisfacer las demandas del cliente para algunas unidades de referencia y los comercializadores pueden realizar más promociones con plazos de aviso más cortos. También existen oportunidades para reducir el inventario de envases pre-decorados, reducir el inventario obsolescente y mejorar los gráficos y la estética de los envases pre-impresos. Dos tecnologías clave que han ofrecido este respiro a las empresas alimenticias son las etiquetas sensibles a la presión y .las etiquetas retráctiles de funda en rollos.

Forma y gráficos


Los consumidores actuales quieren conocer los datos básicos que les permitan tomar una decisión de compra. Los gráficos y los diseños de envasado simples son muy populares y las empresas que están acatando esta tendencia, están recogiendo los beneficios. En el Reino Unido, el innovador distribuidor Waitrose utilizó una etiqueta sensible a la presión lisa y transparente con un diseño de impresión sencillo para lograr un mayor atractivo visual para su gama de productos El envase decía a los consumidores lo que querían saber sobre el contenido y el producto se entregaba en un fresco práctico y de cierre repetido para que pudiesen ver la calidad a través del vidrio.

En este ejemplo, una etiqueta transparente garantiza a los clientes que no hay nada que esconder y que "lo que ve, es lo que hay". Actualmente, los consumidores quieren ver lo que están comprando y las combinaciones innovadoras de envase y etiqueta pueden conseguirlo. La elección de los gráficos también es muy importante. Los envases menos brillantes y los tonos de tinta más suave se utilizan para conseguir un mensaje “natural’’ y ofrecer un atractivo visual único.

Envases efímeros

Está demostrado que la mayoría de mercados tienen una población que envejece, por lo que es fundamental diseñar un envase que no distinga entre edades. Los creadores de conceptos de envasado tienen que alinear los elementos de sus diseños con las demandas existentes en este segmento de mercado. Los gráficos deberían ser legibles (esto podría significar usar fuentes más grandes); la forma del envase tiene que se ergonómica; y aspectos funcionales, como las características de apertura y cierre fáciles, la necesidad de que los productos puedan ser usados por personas mayores sin dificultades.

Movimiento “ecológico”

Los consumidores de hoy en día son muy conscientes de la ecología y el impacto que tienen los envases en el medioambiente. El ímpetu de este movimiento ecológico está creciendo rápidamente y, sabiendo esto, muchas compañías alimenticias ya están respondiendo. Obviamente, elegir un envase ecológico significa utilizar envases biodegradables o reciclables, e incluso reducir los envases, aunque también requiere una revisión de toda la cadena de valor para adaptarla a las demandas de los consumidores.

Aunque la mayoría de personas se centra en el envase por sí solo para ofrecer sostenibilidad, también es importante considerar de qué forma se pueden ofrecer alimentos y reducir al mínimo los desperdicios, ya que el porcentaje de desechos alimentarios en nuestros vertederos supera con creces el de los envases. En lugar de basarse solo en el impacto medioambiental, la elección del envase tiene que verse como una forma de satisfacer la demanda del cliente para reducir los desechos alimentarios. En realidad, puede jugar un papel crucial, ya que los técnicos de envases innovadores desarrollan soluciones sostenibles. De aquí que se estén creando films más finos, recipientes más ligeros, plásticos reciclables y, más recientemente, envases biodegradables para garantizar que la ecología forma parte de toda la historia del envasado del producto.

Todos estos elementos, y el grado en que una marca cumple los requisitos de sus consumidores, determinará el éxito o el fracaso de un producto. Aunque los gráficos y la forma del envase pueden jugar un papel importante a la hora de captar la atención de los consumidores durante el "momento de la verdad" en las estanterías del supermercado, los aspectos funcionales del envase son críticos para dar al consumidor una experiencia positiva posterior a la compra. Sin embargo, añadir funcionalidad no es suficiente. El diseño del envase tiene que incorporar dos aspectos clave: relevancia para el producto y garantía de rendimiento uniforme. Por ejemplo, si un envase se promociona como de cierre repetido, debe abrirse y cerrarse fácil y eficazmente, y su rendimiento debe superar las expectativas de los consumidores.

Una experiencia positiva posterior a la compra es un factor clave para conseguir la lealtad a la marca. Por ello, es tan importante que los técnicos en envases satisfagan los requisitos del consumidor con diseños de envases adecuados.